Paola León: Policía por vocación

Jan 03, 2013 No Comments by

Discreta y perseverante, son cualidades que se pueden reconocer cuando manifiesta lo que ha logrado Paola León, joven ensenadense, ex paramédico y ahora agente de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Con motivo del Día del Policía que se celebra el miércoles 2 de enero, la oficial adscrita a la Unidad de Reacción Inmediata de la SSPM -también conocido como grupo especial SWAT-, narró las experiencias que ha vivido al auxiliar a las víctimas cuando el mundo parece destruido o simplemente necesitamos de una mano para estar seguros.
Conocer los atributos de Paola es muy fácil, sólo basta con escucharla, pues se expresa de manera sencilla, organizada, sin afán de vanagloriarse o llamar la atención, sino todo lo contrario.
En su vida cotidiana prefiere no hacer alarde de sus logros, pero se reconoce satisfecha por el esfuerzo que hace en todas las oportunidades que se le presentan para ayudar.
Paramédico: fuente de aprendizaje
Paola es la primera de su familia que decide integrarse a la Policía Municipal; desde los 17 años planeó primero en incursionar en la Cruz Roja Mexicana, mientras maduraban sus habilidades y evolucionaba con el paso del tiempo hasta volverse apta.
Apenas cumplida su mayoría de edad, se integró a la escuela de la benemérita institución y al cabo de un año y algunos meses se certificó como Técnico en Urgencias Médicas (TUM), para más tarde entrar de lleno a la labor como paramédico.
Tras ocupar distintos puestos, entre éstos apoyar al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C-4), se avecinaban grandes retos y enseñanzas en operativos de desastres naturales a nivel regional, nacional e internacional.
Una mano de ayuda para Haití
El momento más memorable que recuerda fue el del terremoto de Haití, registrado el 12 de enero de 2010, donde acudieron a auxiliar 50 brigadistas voluntarios de México, seis de ellos bajacalifornianos y ella era la única mujer de la entidad.
“Estuvimos allá casi un mes y medio, miré pobreza extrema, gente muy necesitada, niños en la calle, cuerpos tirados en la calle, destrucción total, no había nada, ni una casa”; describió Paola.
Sin duda fue una experiencia que le provocó valorar desde una simple cobija con qué cubrirse, hasta un techo firme y un refrigerador con los alimentos necesarios, sin dejar de lado el bienestar de la familia.
Los paramédicos de la Cruz Roja de los distintos países estuvieron agrupados, con un suelo de piedras como cama; enfrentaron limitaciones como la imposible compra de una botella de agua, porque todo era compartido con los damnificados.
Además, Paola apoyó a los afectados por las inundaciones ocurridas en Tabasco durante el año 2007; también en Baja California Sur tras el huracán “Jimena” del 2009 y finalmente en el sismo de Mexicali del 2010.
Su anhelo cumplido
Fue hasta febrero de 2012 cuando dio el paso más importante de su vida, como ella lo define, al formar parte de las filas de la Policía Municipal de Ensenada, anhelo cumplido con el que pretende crecer hasta que la vida se lo permita.
Apenas hace cuatro meses se integró al grupo especial SWAT, por sus siglas en inglés: Special Weapons Attack Team (Equipo de Ataque y Armas Especiales), donde ha exhibido su lado más humano.
No obstante adora su trabajo como paramédico -y siempre lo tiene presente-, Paola manifestó que sin duda, no se compara con convertirse en agente policíaco, su verdadera vocación para lograr un acercamiento de ayuda con la ciudadanía.
Desde aquellos días en la Cruz Roja Mexicana, no podía retirar su atención y admiración por la labor que desempeñaban los policías, mismos con los que ahora se relaciona a diario.
Sin importar que su horario de trabajo termine, la adrenalina y voluntad de servicio es constante, por lo que acude a los llamados ciudadanos a deshoras, para dar su mayor esfuerzo y de ser posible capturar delincuentes o auxiliar a quien más lo necesita.
Lo anterior es distinto a cuando atendía únicamente emergencias médicas, para luego retirarse; ahora puede tener cercanía, como recientemente pasó al asegurar a un joven por portación de droga.
La intervención no quedó ahí, porque a solicitud de los padres del detenido, luego de que fuera liberado el indiciado, Paola se acercó a él para platicar sobre las consecuencias del uso de drogas y hoy está bajo un tratamiento de rehabilitación.
Más de 20 partos
“Asistió policía parto en hotel”, fue el titular que acaparó Paola León en distintos medios informativos locales y regionales a mediados de diciembre pasado, cuando ayudó a una mujer a dar a luz a una niña.
Sin importarle las complicaciones ni el limitado material que tenía, la agente del SWAT logró que la pequeña naciera, sumándose a los otros partos que han asistido ante la premura del tiempo.
Ella no recuerda exactamente en cuántos partos de emergencia ha participado durante su desempeño como paramédico y policía, pero refirió alrededor de 20 con el último que atendió en el hotel.
La familia siempre presente
Al preguntarle sobre los valores y características que debe tener un agente de la Policía Municipal, respondió sin dudar que se resume a las ganas de tener un mejor mundo y el aportar un granito de ayuda para que esto se logre.
En su familia aprendió a tenderle la mano al más necesitado, actitud que pretende heredar cuando tenga sus hijos, sin importarle que decidan elegir la misma profesión, a pesar de los riesgos que conlleva.
Por eso los niños involucrados en accidentes, desastres, delitos o abusos; son los que mayormente se le quedan grabados por la inocencia de los mismos y el golpe que representa para sus familiares cuando son afectados.
Su siguiente meta es lograr la licenciatura en Ciencias Policiales, mantener su sed de conocimiento con más capacitaciones… y ayudar, ayudar, ayudar hasta ascender, destacarse y jubilarse.

Mexicali

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
No Responses to “Paola León: Policía por vocación”

Leave a Reply